Join Club Momme for exclusive access to giveaways, discounts and more!

Sign up

7 Beneficios de Ser Mamá Después de los 35

Photograph by Lorraine C. Ladish

A mis 20 años me dije que no quería ser una madre mayor. Si no tenía hijos antes de los 25 años, pensé, pues no los tendría nunca. Pero claro, de joven una piensa de una manera y luego la vida se encarga de hacerte cambiar de opinión. Ocurrió que no dí con la pareja idónea. Tuve una larga relación con alguien mucho mayor que yo que ya tenía sus propios hijos y no quería más. Rompimos y me encontré con 31 años y aún con ganas de ser mamá.

A los 34 conocí al que luego sería mi marido. Aunque él quería esperar más tiempo para intentar ser padres, a los 36 años le dije, "ahora o nunca". Así fue como tuve a mi primera hija tres meses antes de cumplir 38 años y a mi segunda dos meses antes de cumplir 41. Los embarazos no tuvieron grandes complicaciones y los partos fueron rápidos; el segundo duró menos de una hora.

Ahora que mis hijas tienen 13 y 10 años respectivamente, les voy a contar las ventajas que yo le encuentro a tener hijos después de los 35.

1. Viviste lo suficiente.

A los 35 años tenía a mis espaldas muchas experiencias que seguramente no podría haber disfrutado de haber tenido a mis hijas siendo más joven. Esto me permitió disfrutar del embarazo y de la maternidad sin sentir que me perdía las cosas que uno suele hacer de joven.

2. Tienes tiempo de prepararte.

Como siempre supe que quería ser madre, me preparé durante años mental, emocional y físicamente para el momento en que quedara embarazada. Me cuidé muchísimo y no ya por mí, sino por mis hijas. Cuando llegó el momento, estaba más que dispuesta.

3. Te mantiene joven.

Cuando hablo con otras mamás en la escuela me doy cuenta de que a mis 51 años no me calculan la edad que tengo. El ser mamá de pre-adolescentes y adolescentes me facilita estar al día de lo que pasa en el mundo de los niños y niñas de esta edad. Además, me sigo cuidando porque me necesitan por bastantes años más.

4. Tienes más empatía y comprensión.

En la juventud, una tiene mayor dificultad en controlar sus emociones. Es una ley de la vida. A partir de los 35, sueles tener más paciencia y estás mejor preparada para afrontar los retos de la maternidad.

5. Eres un mejor ejemplo para tus hijos.

A ninguna edad se está a salvo de cometer errores, pero por lo general, la juventud parece ser la época más propicia. Cuando ya tienes toda una vida de experiencias, eres capaz de calcular mejor cómo hacer para servir de buen ejemplo a tus hijos.

6. Estás más establecida en tu carrera.

A los 35 años seguramente estás en pleno auge profesional. Cuando ya sabes cual es tu vocación o tu pasión, es más fácil combinar la maternidad con tu trabajo. Al menos yo lo vivo así.

7. Tienes mayor estabilidad económica.

Si lees las noticias, parece que la estabilidad económica llega cada vez más tarde en la vida. Aunque nadie está exento de los riesgos de padecer inseguridad financiera, lo más probable es que a mayor edad tengas una situación económica más desahogada.

Naturalmente que ser madre joven también tiene sus ventajas. Si tienes hijos a los 20, a los 40 ya son adultos, y puedes dedicarte a ti. Pero yo sólo puedo hablar de mi propia experiencia, claro. También sé que hay otras mujeres que por alguna razón alcanzaron los 35 e incluso los 40 sin haber tenido los hijos que tanto desean. Desde mi punto de vista, la maternidad a partir de cierta edad puede ser una experiencia muy positiva.

¿Qué opinan ustedes?

Explore More: mamá a mamá, Latina Mom
More from lifestyle