Our Privacy/Cookie Policy contains detailed information about the types of cookies & related technology on our site, and some ways to opt out. By using the site, you agree to the uses of cookies and other technology as outlined in our Policy, and to our Terms of Use.

Close

Música y Comportamiento Infantil

La música es una forma natural de cautivar la atención e imaginación de los niños y, por consecuencia, tiene un impacto inmenso en el cuerpo y mente de tu hijo. Bailando, escuchando y jugando al ritmo de la misma puede cambiar el estado de ánimo de un niño, ayudarlo a cooperar y a expresar emociones. La música hace que aún la tarea más común, como recoger juguetes o arreglar la mesa, sea algo más rápido y menos estresante para ti y para ellos.

Los Beneficios de la Música en el Comportamiento

Como mamá, entiendes de primera mano cómo los niños son atraídos por la música, incluso cuando son bebés. "Debemos animar a nuestros niños tan temprano como sea posible a escuchar y a crear música", dice el profesor de música Paul Borgese. "Los niños pueden comenzar cantando sus canciones favoritas y acompañarlas de música con instrumentos simples hechos de artículos de la casa. Ellos luego pueden avanzar a jugar con instrumentos musicales y quizás incluso tomar lecciones formales". Borgese, quien enseña programas de música en escuelas alrededor del país, dice que escuchar y tocar música puede mejorar la concentración, paciencia, autoconfianza, coordinación y relajación de los niños.

Más: Formas para Estimular el Cerebro de tu Toddler

Del nacimiento a los 3 años

La música actúa como un recurso para calmar y una conexión para los bebés y los niños de 1 a 2 años. A los pequeños les encanta escuchar el sonido de la voz humana, especialmente la de mamá y papá. Como madre, puedes usar la música para crear rutinas y normas para tu hijo pequeño. Canta una canción de cuna especial a la hora de dormir; a los niños les encanta la familiaridad de la repetición. Enséñales las mismas canciones a los proveedores de cuidado para que tu hijo se pueda sentir tranquilo y reducir la ansiedad por la separación. Usa música como una manera de transicionar de una parte del día a otra. Si tu hijo va a una guardería o preescolar, canta una canción especial que hable de "vamos a la escuela" o pon un CD en el carro. Esto ayuda a tu hijo a saber lo que espera y puede hacer la vida de ambos más llena de paz.

Más: 10 Cosas Que Tu Hijo Necesita Escuchar

Edades de 3 a 4 años

Alrededor de los 3 años de edad, la mayoría de los niños comienzan a tener un interés real en la música. Combinando la música con movimiento, tales como aplaudiendo, saltando, bailando y moviéndose ayuda a mejorar la coordinación, reducir la frustración y limitar las pataletas de "¡yo puedo hacerlo". Dice Borgese "Los juegos para cantar son ideales para iniciar movimiento y reunir a los niños en actividades de grupo que pueden disfrutar". Los niños de esta edad se pueden enfocar un poco más y están listos para tocar instrumentos simples como un tambor, un piano de juguete o un tamborín. Tocar música simple y bailar puede también ayudar a los niños a expresar sentimientos tales como la rabia, la emoción y la ansiedad, dándoles una forma de escape diferente a las lágrimas o comportamiento destructivo.

Edades de 4 a 6 años

Las edades de 4 a 6 son el tiempo exacto para comenzar lecciones de música como piano o instrumentos de cuerda. En esta edad los niños se pueden enfocar por pequeños períodos de tiempo en una tarea y están listos naturalmente para desarrollar sus habilidades motoras finas. Los períodos de práctica requeridos para aprender un instrumento le pueden enseñar a tu hijo la paciencia y mejorar la concentración, lo que hace las tareas rutinarias como esperar en fila o aprender a leer menos frustrantes para un pequeño.

Edades de 6 a 10 años

Los niños en edad escolar comienzan a aprender acerca del poder de la música para cambiar su estado de ánimo o conectar con otros. "Los niños en edades entre 6 a 10 años pueden comenzar a aprender que la música tiene estructura", dice Borgese. "Las rimas, repetición y experimentación con diferentes sonidos también pueden ser usadas para el desarrollo del discurso y la lectura. "Las lecciones de música y los grupos corales pueden ayudar a enseñar paciencia y perseverancia y construir confianza según las habilidades mejoran. Los niños a esta edad están también aprendiendo el poder que la música puede tener en el estado de ánimo. Los niños pueden usar canciones favoritas para ayudarles a alejar el aburrimiento, relajarse después de un día estresante, conectar con amigos o 'ponerse a tono' para un juego o fiesta".

Más: Enseña a tus Hijos a Manejar la Ira

More from lifestyle